6to Boletín de Alimentación sustentable




09/07/2020

Número de visitas: 294




Evita desperdiciar alimentos y contribuye con la disminución del hambre en el mundo y el cuidado de tu planeta.

En el mundo se pierden o desperdician alrededor de un tercio de todos los alimentos que se producen. Esto equivale a 300 millones de toneladas de alimentos por año. Pero eso no es todo, con ello también se desaprovechan los recursos que se utilizan para su producción como la tierra, el agua, el suelo, las semillas, la energía, el dinero, el trabajo humano, entre otros.

El desperdicio de alimentos no solo afecta a nuestra economía, sino también la salud de nuestro planeta, es decir, contribuye a la pérdida de los recursos naturales, el deterioro de los ecosistemas y la biodiversidad. De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el desperdicio de alimentos produce 3,300 millones de toneladas de gases con efecto invernadero, responsables del calentamiento global y del cambio climático.

Es importante que nos concienticemos y aprendamos a ser respetuosos con los alimentos. Los alimentos son parte de nuestro día a día y gracias a ellos nuestro cuerpo obtiene todos los nutrientes que necesita para vivir. Además, determinan nuestra salud y calidad de vida a corto, mediano y largo plazo, satisfacen y deleitan a nuestros paladares con su gran variedad de sabores y texturas, son parte de nuestra cultura, nos acompañan en nuestras festividades y sobre todo, nos hacen felices.

A pesar de esto, aun nos hace falta valorar y concientizarnos de lo afortunados que somos al tener acceso a ellos. ¿Cuánta comida se echa a perder en nuestros refrigeradores? ¿Cuándo terminamos por completo los alimentos de nuestros platillos? ¿Cuántas veces cuidamos que el tamaño de las porciones que vamos a comer sean las adecuadas, sin excesos? ¿Sabías que cada día hay más personas en el mundo que padecen hambre?

De acuerdo a cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 820 millones de personas no tienen alimentos suficientes para comer y satisfacer un derecho tan básico como es el derecho a la alimentación. Evitar desperdiciar alimentos no solamente nos hace cuidadores del medio ambiente, sino que nos permite contribuir activamente con la disminución del hambre en el mundo, así como la producción y el consumo responsable, los cuales se encuentran dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la OMS.

A continuación, Vivian Anali Garza Duarte, Nutrióloga del Sistema DIF Guadalajara, comparte 5 acciones sencillas que podrás llevar a cabo desde tu trinchera.

Di no al desperdicio de alimentos ¡Por un planeta saludable y sin hambre!

1-No seas tan selectivo.
Cuando compres alimentos frescos como frutas y verduras incluye entre tu selección aquellas con imperfecciones que no implican riesgo para tu salud. También puedes incluir algunas maduras y otras “más verdes” para su consumo periódico. La mayoría de las veces esos alimentos imperfectos y maduros terminan en la basura. Recuerda que la belleza también está en el interior.

2-Elige porciones saludables de alimentos.
Evita pedir porciones extras o demasiado grandes para ti. Los excesos no son buenos para nuestra salud y la del planeta. La mayoría de las veces terminamos comiendo esa porción extra que se acumula en nuestro cuerpo en forma de grasa o bien en la basura.

3- Almacena correctamente tus alimentos.
Por comodidad y porque así lo demandan nuestros estilos de vida terminamos llenando nuestras alacenas y refrigeradores de “reservas”. Almacena tus alimentos por fecha de caducidad. Si se trata de alimentos preparados, colócales una etiqueta con la fecha de preparación y almacénalos preferentemente en recipientes de vidrio con tapa para aumentar su duración. De esta manera sabrás cuales consumir primero y evitar que se descompongan.

4- Dona lo que puedas.
Revisa tus alacenas y tu refrigerador diariamente. Más de una vez compramos alimentos que terminamos acumulando porque no son de nuestro agrado o preparamos porciones extras de algún platillo que difícilmente consumiremos a tiempo. Recuerda que lo que para ti es un espacio en tu alacena o refrigerador, para alguien más será el único alimento que comerá en el día.

5- Compra alimentos saludables y sustentables.
Haz tu lista del súper con anticipación y procura que en su mayoría contenga alimentos saludables y sustentables que son buenos para tu salud y la del planeta como frutas y verduras de temporada, cereales de grano entero, semillas y leguminosas. Procura también realizar tus compras bien hidratado y sin hambre o terminaras comprando antojos de momento que después no sabrás cuando consumir.

09/07/2020