Come más frutas y verduras, “Por un sistema alimentario global más sostenible”




27/10/2020

Número de visitas: 316




Se dice mucho acerca de los beneficios de llevar una dieta rica en alimentos de origen vegetal como frutas y verduras, cereales integrales, semillas y leguminosas. Lo cierto es que incluir en nuestra alimentación diaria una buena cantidad de frutas y verduras nos ayuda a mantener un peso saludable, prevenir enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) y al mismo tiempo apoyar a un sistema alimentario global más sostenible que contribuye con la disminución del cambio climático, promueve el cuidado de nuestros ecosistemas y permite conservar saludable a nuestro planeta.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la baja ingesta de frutas y verduras ocasiona 1.7 millones de muertes al año, en su mayor parte por enfermedades cardiovasculares, cáncer, enfermedades respiratorias y diabetes mellitus tipo 2. Las frutas y las verduras son los alimentos que más se nos alienta a consumir porque son la principal fuente de vitaminas, minerales, fibra dietética y antioxidantes naturales que el cuerpo utiliza para realizar sus funciones adecuadamente y repararse del daño ocasionado por factores externos como la contaminación ambiental, el estrés, las enfermedades y los malos hábitos en nuestro estilo de vida.

Se recomienda consumir al menos 5 porciones de frutas y verduras al día, correspondiente a 400 gramos aproximadamente. Es importante cuidar la proporción entre el consumo de frutas y verduras, procurando siempre que el consumo de verduras sea mayor, es decir 3 porciones de verduras y 2 porciones de frutas. Esto es porque mientras una porción de frutas nos aporta 60 kilocalorías, una porción de verduras nos aporta solamente 25. Además, una porción de fruta contiene 15 gramos de hidratos de carbono, mientras que una porción de verduras solamente 4 gramos.

Lo anterior no quiere decir que un alimento sea mejor que otro, pero debemos cuidar la cantidad de hidratos de carbono que consumimos, tomando en cuenta que hay otros alimentos ricos en hidratos de carbono como los cereales y las leguminosas, que incluiremos en nuestra dieta diaria por sus propiedades nutricionales. Recordemos que los hidratos de carbono, son azúcares que provengan de donde provengan, en exceso, no son benéficos para la salud y terminan acumulándose en nuestro cuerpo como reserva de energía. Como ventaja adicional, incluir frutas y verduras en nuestros platillos, nos ayudará a disminuir la ingesta de alimentos ricos en grasas saturadas, azúcares y sal, tales como los alimentos industrializados, al generarnos mayor sensación de saciedad.

Las frutas y las verduras, son alimentos versátiles, se pueden ingerir en cualquier tiempo de comida, son fáciles de preparar y se encuentran disponibles todo el año. La mejor forma de consumir las frutas y las verduras son crudas, enteras y con cáscara o al vapor, en caso de algunas verduras porque mantienen en mayor medida sus nutrientes. Es importante preferir aquellas de temporada, porque son económicamente más accesibles y además nos permite apoyar al comercio local, respetar los ciclos naturales de producción los cuales son más ecológicos y contribuir con la disminución del calentamiento global al evitar la emisión de dióxido de carbono al no ser transportadas desde otras zonas de cultivo más alejadas.

Vivian Anali Garza Duarte, Nutrióloga del Sistema DIF Guadalajara.

27/10/2020